ETSIT Telecomunicación Valencia

Entrevista a Marta Dabbas



Marta Dabbas. Formación y vocación: la alianza perfecta





  • Entrevista a Marta Dabbas, responsable de la coordinación y evaluación global de las TIC en la sede regional de El Cairo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas y antigua alumna de #TelecomVLC.



Se puede acabar con el hambre en el mundo, así lo afirma y cree Marta Dabbas, que ha orientado su actividad profesional a cumplir ese objetivo a través de su trabajo en El Cairo (Egipto) en el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.
Esta valenciana de nacimiento tiene 30 años y es Ingeniera de Telecomunicación y Seguridad Informática. Su formación técnica en la ETSIT le ha abierto las puertas a una actividad profesional ligada con su vocación, contribuir al desarrollo y operar en países como Kenia, Sudán del Sur o Yemen.
En este Año Europeo del Desarrollo (EYD20015), Marta es uno de los 19 rostros de la cooperación internacional en nuestro país, que bajo el eslogan “Acción Inspiración” han contribuido a acercar a la ciudadanía la importancia del trabajo que realizan.
Marta Dabbas genera empatía desde su primera palabra. Sus ojos inquietos y atentos, respiran humanidad. Decidió estudiar ingeniería de telecomunicación y doble titulación con seguridad informática porque eran dos temáticas comunes en el día a día que le generaban “misterio”. Sentía curiosidad por conocer cómo funcionaban y era consciente de su potencial.
Además de tener esta inquietud técnica, se sentía concienciada por la miseria y el drama del hambre, por lo que compaginó sus estudios con voluntariado en Acción contra el hambre. En esta ONG participó en proyectos de sensibilización y denuncia de la parálisis contemporánea. Con ellos aprendió que “somos una generación que podemos poner fin al hambre y que tenemos alimentos para abastecer a toda la población del mundo, aunque todavía siga muriendo gente por esta causa”.
Pensaba que formación y vocación eran dos áreas con caminos separados, pero conforme fue avanzando en su carrera empezó a enlazarlas. Se matriculó en la asignatura de introducción a la cooperación al desarrollo y acudió a diferentes charlas de cooperación en la UPV. Con la asignatura tuvo la oportunidad de hacer un estudio sobre la guerra del coltán, un tema con muchísima relevancia en el ámbito de las telecomunicaciones.




El PFC como punto de partida


Cuando tuvo que escoger su Proyecto de fin de Carrera ya sabía que lo que había aprendido lo podía extrapolar a cualquier organización y decidió hacerlo con la ONU en Kenia, donde hizo un análisis sobre la seguridad informática y el uso de tecnología y sistemas telemáticos en los proyectos de cooperación.
El Programa Mundial de Alimentos (PMA) es la mayor agencia humanitaria de lucha contra el hambre en el mundo, se dedica a entregar alimentos en situaciones de emergencias, a contribuir a reforzar las capacidades de la gente más vulnerable y a mejorar su nutrición. Además esta agencia se encarga de liderar la logística y las telecomunicaciones durante las emergencias para toda la comunidad humanitaria, genera las infraestructuras necesarias para la ONU y las ONG’s nacionales e internacionales en el territorio.




El papel clave de la telecomunicación en la cooperación al desarrollo


Ante una situación de emergencia nadie se plantea como primera necesidad la telecomunicación y sin embargo, sin estos servicios no podría llevarse a cabo el apoyo alimenticio, sanitario o de cualquier otra índole.
Cuando surges desastres naturales o conflictos bélicos, las operadoras de telecomunicación interrumpen su actividad casi al mismo tiempo que ocurre la emergencia, “la función del PMA es garantizar a la comunidad humanitaria la comunicación para que el apoyo se pueda llevar a cabo de manera eficaz, coordinada y segura. Sin los sistemas de comunicación, redes de datos y radiocomunicaciones, estos proyectos no se pueden llevar a cabo”, afirma Marta.
No obstante, el uso de la tecnología y las comunicaciones no es exclusivo de emergencias, el PMA las utiliza también en distintas fases de sus proyectos, por ejemplo, usan comunicaciones móviles en áreas restringidas donde necesitan una colecta de datos o transferencias de fondos para comprar alimentos en los mercados locales y de este modo dinamizar la actividad del país.
Actualmente, Marta desarrolla su trabajo desde el Cairo, como experta en Tecnología de la Información y las Comunicaciones (TIC), donde el PMA tiene una oficina regional. Allí es responsable de la coordinación, análisis y evaluación global de las TIC en la región de Oriente Medio, norte de África, Europa del este y Asia central, zonas inestables donde confluyen emergencias.
Los desafíos que desde el PMA deben abordar son inherentes al tipo de emergencia en cada zona, en zonas de conflictos las telecomunicaciones son servicios críticos y sensibles, hay ausencia de sistemas en el mercado local y las importaciones de estos sistemas de telecomunicación generan en ocasiones riesgos. Otro reto es trabajar con las infraestructuras nacionales como las redes eléctricas, muchas veces dañadas o que no llegan a los lugares remotos donde deben trabajar con generadores eléctricos, con el lance que supone obtener carburante cuando se cierran las fronteras, como sucedió en Yemen, según nos cuenta.




Desarrollo de ingenieros pero también desarrollo de personas


Para Marta, la solidaridad también debería formar parte de los conocimientos y valores adquiridos durante la carrera “desarrollarnos como ingenieros pero también como personas, conocer el contexto y los eventos socioeconómicos globales y nuestra responsabilidad directa e indirecta sobre ellos”.
La universidad y la propia trayectoria vital parece encaminada únicamente a trabajar para empresas. A ello se une que cada vez más la sociedad adolece de valores, de empatía y solidaridad en el día a día, que podrían ser aplicados en cualquier ámbito, también en la ingeniería. En su opinión son las limitaciones económicas las que marcan el desarrollo, no las personas, “porque las personas somos iguales en todo el mundo”.
Anima a los ingenieros a aplicar sus conocimientos en cuestiones sociales y humanitarias, “es probable que los ingenieros de telecomunicación no veamos cómo podemos aplicar nuestros conocimientos a este fin, como ya he explicado, las telecomunicaciones son clave en cualquier proyecto de cooperación, por lo que si hay gente en la carrera que esté interesado debería involucrarse, a escala nacional o internacional y académicamente, prepararse idiomas y estar sometidos a entornos multiculturales”.
Su consejo final a los estudiantes es que encuentren un área en la que converjan sus intereses personales con su formación técnica y que se involucren en proyectos durante su formación.


Mapa del hambre

39°28'47.4"N 0°20'33.8"W

Ver en mapa 3Dsólo Windows y MacOS X

Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación. Universitat Politècnica de València
Camino de Vera, s/n. 46022 Valencia Tel: +34 96 387 71 90 Fax: +34 96 387 71 99